¡Mamá, me voy de la casa!

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 24 de 2015 , 04:35 p.m.

Nunca se sabe qué puede pasar al ingresar a la guardería. El niño entra a un ambiente que no conoce y la madre debe aceptar que su hijo estará lejos del abrigo de sus brazos.

Nunca se sabe qué puede pasar al ingresar a la guardería. El niño entra a un ambiente que no conoce y la madre debe aceptar que su hijo estará lejos del abrigo de sus brazos.

El niño entrará en contacto con otros infantes, será el período para aprender a compartir con los de su misma edad y dejar de lado el mundo de los adultos.

Se le brindará al niño la posibilidad de desarrollarse y reconocer sus intereses, pero la preocupación constante de los padres radica en entender si su hijo está o no preparado emocionalmente para abandonar el hogar y asistir a una guardería.

Para los padres resulta doloroso separarse de su hijo, al no saber si responderá adecuadamente al estímulo. Esa angustia la transmiten a su bebé y el apego de parte y parte se siente con más fuerza en el momento de la separación.

También se presentan otros casos donde debido al trabajo de los padres, estos han tenido que cambiar sus rutinas desde la llegada de su hijo y esperan con gusto que comience la etapa del jardín. Necesitan más tiempo y, además, no pueden cuidar de su pequeño como deberían.

En ambos casos, antes del primer día de jardín sería aconsejable dejarlo con otros niños y en casas de amigos para que comparta con las demás personas y se desapegue de los papás. Así mismo, será el mejor ensayo para que los padres acepten esta etapa como parte del proceso de crecimiento.