Mascotas en casa: una decisión de cuidado

Muchos padres buscan que sus hijos desarrollen lazos de amor y amistad con perros, gatos y otros animalitos, pero deben tener en cuenta estas recomendaciones.

Mascotas en casa: una decisión de cuidado
Foto:

 -

Por: María Del Mar Quintana Cataño
diciembre 20 de 2016 , 03:08 p.m.

La decisión de llevar un integrante peludo al hogar no debe convertirse en un dolor de cabeza para mamá y papá; lo importante es saber mantener unos cuidados básicos y observar el comportamiento del niño así como a la nueva mascota, para actuar en caso de que se presente algún imprevisto.

Para la médica veterinaria Olga Lucía Quintero, además gerente de la Veterinaria Natqui, existen diferentes estudios que demuestran que los niños que crecen con mascotas en casa tienen un mejor desarrollo de su sistema inmunológico.

Esta información la complementa la fonoaudióloga de la U. Iberoamericana Delia Rodríguez Martínez, quien asegura que “la presencia o ausencia de alérgenos en un bebé depende solamente de lo fortalecido que se encuentre su sistema inmunológico y del ambiente en el que se desenvuelva”.

Rodríguez agrega que “si el niño está bien, si los padres le generan buenas condiciones para que tenga su sistema inmunológico activo y, además, se tienen precauciones como tener a los animalitos vacunados y en buenas condiciones de higiene, no debería presentarse ningún problema con la tenencia de la mascota, pues inclusive se forma una relación casi simbiótica entre el niño y el animal”.

Con esta última afirmación, la experta se refiere a que, indudablemente, si una mascota no es cuidada de manera adecuada puede tener enfermedades que afectarían al bebé, o garrapatas, pulgas u hongos.

Sin embargo, un estudio de la Universidad Kuopio, en Finlandia, señala que si un bebé comparte cerca de seis horas al día con un animal, esto desencadena que el niño sea menos propenso a padecer afecciones respiratorias, y tenga de 30 a 50 por ciento menos infecciones en el oído.

Sumado a ello, la investigación arrojó que de los 60 bebés que participaron en el estudio, más del 90 por ciento era más seguro y feliz. Así también, los especialistas aseguraron que si los menores se sometían a un tratamiento con antibiótico se curaban más rápido si pasaban largos períodos de tiempo compartiendo con sus mascotas.

Te puede interesar: Animales con poderes curativos

Un apoyo para tu pequeño

La fonoaudióloga Delia Rodríguez pone sobre la mesa uno de los beneficios más importantes de la tenencia de una mascota en casa: “cuando un niño presenta dificultades comunicativas o del habla, el perro puede ser un gran apoyo para ayudarle a superarlas, pues es un ser que le genera seguridad y confianza”.

Según ella, profesionales como los fonoaudiólogos hacen uso en varias ocasiones del acompañante peludo para sus sesiones de terapia con los niños y tratan temas como el manejo de los miedos, en los cuales los perros son un gran apoyo.

Las mascotas son sinónimo de felicidad

En congruencia con la indagación de la Universidad de Kuopio, la fonoaudióloga Rodríguez afirma que “un perro genera felicidad y armonía. Si un niño está feliz, su sistema inmunológico va a fortalecerse más rápidamente”.

Además, según la experta, tener una mascota les ayuda a los niños a avanzar en sus habilidades sociales y su desarrollo integral. Respecto al tema, la médica veterinaria Olga Lucía Quintero añade que el fortalecimiento de lazos afectivos entre el niño y el animalito apoya al pequeño en su proceso de empezar a expresar sus sentimientos y dar amor.

Algunas recomendaciones

Si bien tener mascotas tiene muchos beneficios para tu pequeño, también existen algunas consideraciones que se deben tener en cuenta, como el hecho de que no todos los animalitos pueden ser mascotas y de que algunos de ellos pueden ser potencialmente peligrosos para tu bebé.

“Para el caso de los perros, se deben, por ejemplo, tener en cuenta la raza y la edad con la que llega el animalito a la casa: puede ser que no esté acostumbrado a los niños o que no sea una raza apta para convivir con ellos y puedan tener comportamientos agresivos”, agrega Delia Rodríguez.

El Centro para el Control de Enfermedades de EE. UU. aconseja en diversos informes sobre salmonella y mascotas, no mantener anfibios o reptiles como las tortugas cuando estén cerca de menores de 5 años, por el elevado riesgo de contagio de salmonella que tienen estos animales.

“Las tortugas son coloridas y bonitas, y por lo general la gente las tiene de mascota. No obstante, muchas personas no saben que las tortugas y otros reptiles, como las culebras y lagartijas, pueden portar microbios dañinos que podrían enfermar gravemente a las personas. Es por esto que las tortugas y los reptiles pueden no ser las mejores mascotas para una familia, en particular si hay niños pequeños de 5 o menos años de edad, o personas con sistemas inmunitarios debilitados”, explican desde el CDC.

Por último, las expertas recomiendan darle prioridad a la vacunación de perros y gatos, pues pueden prevenir posibles enfermedades que en un futuro afecten a los niños, como la rabia.

Lee también: Las mascotas podrían ayudar a los niños autistas a desarrollar habilidades sociales