Timidez en los niños

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 24 de 2015 , 04:43 p.m.

Lorena* tiene 3 años y está en terapia con sicólogo porque no permitía en el jardín infantil que se le acercaran los demás niños.

Si un adulto se aproximaba para saludarla ella se escondía detrás de las piernas de su mamá y era incapaz de responder preguntas.

La situación de violencia intrafamiliar y la falta de confianza y autoestima que su madre le brindaba hacían que la pequeña Lorena no tuviera la habilidad para expresarse y tener amigos. Hoy, con el tratamiento, sonríe a todos los niños que se le acercan.

La sicóloga con doctorado en niños, adolescentes y adultos María Teresa Melo asegura que todas las actitudes de los pequeños se forman a partir de lo que reciben en el hogar. Cuando un niño no ha sido deseado, sus padres se alejan. O, por el contrario, cuando no quieren exponerlo a ningún riesgo, terminan por encapsularlo y generarle incapacidad de relacionarse.

Para el sicólogo especialista en niños y adolescentes Luis Rengifo, un niño retraído es aquel que siempre espera las órdenes de sus padres para decidir y actuar. Serán incapaces de enfrentar la vida.

¿Qué hacer? Por lo general, los profesores perciben el retraimiento de los niños y lo manifiestan a sus padres. En casa, los adultos deben detectar si el niño se abstiene de hablar en reuniones, o si se esconde cuando le preguntan algo.

Estos son algunos consejos de los expertos, para evitar la timidez en los chiquillos.Quererlos y demostrarlo: dígale a su hijo siempre el amor que siente por él, abrácelo y hágale sentir que es valioso para usted. Cuando el niño haga algo con éxito exáltelo y si tiene dificultades ayúdele.Nunca lo compare: decirle que otro niño es mejor le genera una lucha interna en la que siempre estará haciendo lo que pueda para satisfacer a los adultos.Encuentros cercanos: dígale a su hijo que invite a un niño a la casa o busque usted un pequeño cercano, como un primo, quizás menor, para que la relación sea más fácil de establecer.Déle un rol: promueva actividades con su hijo y otros niños en el jardín o en una fiesta y asígnele a cada uno un papel; así, todos actuarán por igual y su hijo se sentirá involucrado e importante en todas las acciones.Convérsele: pregúntele si desea tener más amigos y no lo critique.Préstele atención: déle importancia a lo que le dice. A su vez, pídale que él haga lo mismo. Respete su turno cuando habla y pregúntele sus opiniones.No lo reproche: si el pequeño tienen una conducta tímida, no lo juzgue diciéndole: “tú no hablas, nunca saludas” y menos ponga en evidencia esa situación frente a otros.Busque actividades: perciba lo que le gusta hacer e inscríbalo en un curso para que conozca niños.Déle independencia: permita que realice actividades sin que usted tenga que decirle sí o no, como arreglar su ropa, vestirse, en las que sienta que puede hacer algo sin que usted esté presente.Ambientes nuevos: invítelo a actividades diversas, al parque, a teatro, a cursos de pintura, busque que lo acompañe a su trabajo y que conozca a sus compañeros. En fin, a sitios en los que tenga contacto social.