El niño se siente el rey de la casa de los 24 a los 36 meses

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
marzo 27 de 2012 , 11:05 p.m.

Entre los dos y tres años, el niño empieza a experimentar un deseo de independencia incentivado por su nueva habilidad de caminar y de explorar. En esta época puede mostrarse terco y sus pataletas tienden a volverse recurrentes para conseguir lo que quiere.

Los padres tendrán que hacer uso de la paciencia y con una actitud cariñosa, pero firme, deberán orientar a su hijo con una serie de normas para indicarle lo que está bien o mal. Esto ayudará al niño a crear criterios de valor para el futuro.

Durante estos 12 meses, el niño también ampliará su mundo social y empezará a relacionarse con personas diferentes a sus padres y familiares. En la guardería o en el jardín encontrará nuevos amigos para jugar y aprenderá a compartir, aunque algunas veces se aferrará a sus posesiones y peleará por ellas.

Los juegos tienen un papel clave en esta época porque con ellos los niños aprenden a respetar las normas y comprenden que no pueden ejercer dominio sobre todo. Además, ponen a prueba su capacidad de tomar decisiones.

Esta es una edad en la que el niño se vuelve caprichoso y quiere imponer su voluntad. Por eso, los padres tienen la responsabilidad de no caer ante sus pies como si fuera un rey y cumplir todos sus deseos.