¿Qué pasa cuando tus hijos
consumen dulces en exceso?

Ingerir demasiados dulces puede causar hiperactividad y desordenes de sueño en los pequeños.

consumo dulces niños2

Regular el consumo de dulces en los niños es vital para evitar problemas como los digestivos

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
octubre 27 de 2017 , 06:01 p.m.

Este fin de semana, con la celebración de Halloween, muy seguramente tus pequeños saldrán a las calles a pedir dulces, una tradición que se ha mantenido durante años y que los hace muy felices.
Sin embargo, debes ser consciente de los cuidados que como padre y madre debes tener en cuenta a la hora de permitir el consumo de golosinas.

Al respecto, el doctor Andrés Rojas, coordinador médico de Emermédica, brinda algunos consejos para el exceso de azúcar no cause en tus pequeños malestares que empañen la jornada.

En primer lugar, el médico señala que el inadecuado manejo de estos productos en tus hijos, puede llegar a producir estados de agitación psicomotora que dan como resultado desordenes de sueño, debido a que el azúcar aumenta la glucosa, lo que genera hiperreactividad.

“En cuanto a la parte digestiva, se pueden presentar contratiempos relacionados con el aumento de cólicos y dolor abdominal, igualmente síntomas como diarrea y vómito”, aseveró Rojas.

Lo ideal es dar una golosina tras cada comida y no antes de ellas, ya que pueden disminuir el apetito por sensación de satisfacción gástrica

¿Cuántos dulces le dejo comer?
CONSUMO DULCES NIÑOS1

Regular el consumo de dulces en los niños es vital para evitar problemas como los digestivos

Foto:

123

Aunque tus niños querrán comerse todos los dulces que reciban, lo ideal, según los pediatras, es que le permitas ingerir raciones pequeñas, es decir, máximo tres porciones durante la celebración, que no excedan los 6 dulces. Esto, obviamente, depende del tamaño de la golosina, pues no será lo mismo, dejarle comer una pequeña menta que una barra entera de chocolate.

Una estrategia que funciona bien es revisar todos los dulces que el niño tiene en el balde, bolsa de Halloween o calabaza y dejarle escoger tres de ellos (muy seguramente preferirá los más grandes) advirtiéndole que esos que eligió serán los que se comerá ese día y que el resto los guardará y los irá consumiendo, poco a poco.

Para los días siguientes a la fiesta de Halloween es importante que sigas administrándole a tu pequeño los dulces. “Lo ideal es dar una golosina tras cada comida y no antes de ellas, ya que pueden disminuir el apetito por sensación de satisfacción gástrica. Pueden servir como complemento de las medias nueves, del almuerzo y de las onces de la tarde pero no es aconsejable al finalizar la cena porque pueden interrumpir el sueño del niño”, advierte el doctor Rojas.

Por su parte, Christian Salazar, especialista en rehabilitación oral y estética dental recomienda que los niños se laven los dientes tras el consumo de las golosinas para evitar la presencia de caries y evitar darles caramelos demasiados duros o pegajosos que puedan dañar sus dientes ya que este tipo de dulces los hacen más propensos de sufrir rupturas o lastimar las encías.

Evita darles caramelos demasiados duros o pegajosos que puedan dañar sus dientes ya que este tipo de dulces los hacen más propensos de sufrir rupturas o lastimar las encías.