Los niños de hoy aprenden diferente. Conoce cómo

Con el uso de las nuevas tecnologías, colegios, padres y maestros deben recurrir a otras estrategias para enseñar a los pequeños del siglo XXI.

Los niños de hoy aprenden diferente. Conoce cómo
Foto:

 -

Por: Annie de Acevedo
noviembre 24 de 2016 , 09:19 a.m.

El mundo como lo conocimos los que somos adultos ha dado un giro muy grande. Los niños y jóvenes de hoy son diferentes, necesitan nuevas dinámicas y maneras que los conecten con el aprendizaje. Pero ¿los colegios sí están respondiendo a las necesidades de estos niños y jóvenes del nuevo milenio? Y los padres, ¿qué pueden hacer para educar bien en esta nueva era tecnológica?

En cuanto a los colegios, deben empezar a cambiar ciertos métodos de enseñanza cuya inefectividad ya se ha comprobado científicamente.

Por ejemplo, la clase magistral, donde el profesor habla y los niños escuchan pasivamente quedó en el pasado, pues se sabe que un alumno graba la información cuando él puede interactuar con compañeros y guías.

Es muy importante abrir un espacio escolar, en donde los niños conversen sobre lo aprendido. Este se puede hacer en grupo de 2, 4, 6 personas… por ello, cada día es más importante la cooperación entre los estudiantes. Es urgente que colaboren entre sí de manera armoniosa y eficiente.

La cooperación es una de las habilidades que se necesitan mucho en este siglo XXI. Entonces, enseñarles a trabajar con otros se convierte en una prioridad.

El descanso es un medio

Tampoco podemos olvidar la importancia de un buen recreo, donde la socialización asertiva debe existir. El recreo también es una buena hora para hacer deporte o algo totalmente extracurricular. El niño necesita la música, el movimiento y la creatividad del arte tanto como necesita aprender a leer y a escribir bien. Igual pasa con los deportes, los cuales les permiten desarrollar tolerancia a la frustración y trabajo en equipo. Tanto el colegio como los padres tendrán que centrar su mirada sobre cada niño y entender cuáles son sus fortalezas, debilidades e intereses, y no empezar a entenderlo en la secundaria, sino desde que son pequeños.

Te puede interesar: Crean chip que acerca los niños a la tecnología

Participación activa

Aprender a comunicar es muy importante en esta época. Los estudiantes deben tener espacios para hacer presentaciones orales, resolver conflictos y escribir un ensayo claro.

Todos están tan acostumbrados a ‘textear’ y a chatear que la comunicación asertiva y efectiva cada día se pierde más. Así que ponerlos a resumir en sus propias palabras lo escuchado permite el desarrollo de una buena oratoria y mejor recordación.

La capacidad para desarrollar el pensamiento crítico o analítico es esencial. Toda la información está en Google, pero lo importante es que tengan criterio y sepan analizarla, no repetir como loros. Las últimas investigaciones muestran que se aprende mejor a través del análisis, la comparación y el contraste.

Otra prioridad para los colegios va a ser el desarrollo de la creatividad. A medida que aumenta el uso de la tecnología, decae la creatividad. Los maestros no deben resolver todo a sus alumnos. Planteen preguntas, motívenlos a hacer nuevos proyectos en grupo usando su ingenio, enséñenles a través del uso de las preguntas como lo hacía Sócrates. Padres, estén pendientes de toda situación que se presente para estimular la creatividad.

Lo que quiere

Es una herramienta muy valiosa saber quién es uno, qué le sirve y qué quiere.

Todos los planteles educativos deben tener un plan de estudios socioemocional, donde el niño aprenda sobre sus emociones y sobre la socialización, apropiándose, entre otros, de técnicas para resolver conflictos, dada la intolerancia marcada que se vive en este siglo.

Debería existir una materia llamada ‘desarrollo personal’ que explore en profundidad el crecimiento del carácter de cada niño.

El apoyo de los padres en la casa es esencial, ya que solo a través de los ratos compartidos con los hijos es que ellos podrán conectar el mundo escolar con la vida diaria. Los padres son el puente que permite que esto suceda.

Para concluir, las habilidades del siglo XXI son: lograr buenas conexiones emocionales, excelente comunicación, compromiso de todos, colaboración, creatividad, desarrollo de pensamiento crítico e implementar compasión. Cada quien verá como incorpora estas habilidades y conceptos en la educación que requiere la generación del siglo XXI.

Lee también: No dejes la educación de tus hijos en manos del televisor