Dime qué dibuja tu hijo y te diré cómo está su desarrollo

¿Sabías qué los dibujos de los niños son una excelente herramienta para conocer su desarrollo psicomotor?

Dime qué dibuja tu hijo y te diré cómo está su desarrollo
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
septiembre 01 de 2017 , 03:14 p.m.

A los niños les encanta dibujar. Pueden estar un buen rato sentados pintando a su familia, las nubes, el sol y hasta las estrellas. Simplemente, los pequeños vuelcan su mundo interior en el papel en blanco. Por eso, hemos escuchado durante años que el dibujo de un niño es una gran herramienta que pueden utilizar los psicólogos para evaluar su personalidad y un excelente instrumento que tienen a su alcance los padres, para conocer cuál es el desarrollo psicomotor de su hijo.

Este incluye aspectos como el lenguaje expresivo y comprensivo, la coordinación visual y motora y el aspecto social-afectivo, entre otros. Es el proceso que le permite al niño relacionarse, conocer y adaptarse al medio que lo rodea.

Patricia Andreu Muñoz, magíster en Educación Preescolar de la Universidad de Puerto Rico y licenciada en Bellas Artes de Massachusetts College of Arts and Design, de Boston, explica que el arte ofrece al niño un medio de expresión y de comunicación.

¿Empezó a rayar las paredes? Tips para no desesperarse.

“El arte se convierte en un lenguaje más que el niño tiene a su alcance para expresar conceptos abstractos y de su conocimiento. A través del dibujo los pequeños exploran nuevas maneras de ver y de hacer las cosas. Es una actividad inclusiva, ya que rompe con limitaciones que pueda tener respecto al lenguaje, la cultura o la crianza”, señala la experta.

Andreu indicó que, además, el arte desarrolla la capacidad cognitiva del niño. “A través de sus dibujos el niño desarrolla el pensamiento crítico y creativo e involucra destrezas de pensamiento como la planificación, la organización y la concentración. De ahí la importancia de exponer al niño a tener experiencia artística desde pequeñito”, recalca.

Conoce las etapas de dibujo de tu hijo

El profesor austríaco Viktor Lowenfeld clasificó las etapas por las que pasan los dibujos de tus hijos desde que son capaces de sujetar un lápiz hasta que logran definir su propio estilo de dibujo y perfecciona su técnica, lo que sucede alrededor de los 14 años.

Aunque estas etapas del dibujo nunca son fijas y pueden variar,  sí nos pueden dar un indicio de si el niño va bien en su desarrollo psicomotor o tiene algún rezago”, explica Andreu.

De esta forma, las etapas de dibujo por las que pasa tu hijo se dividen en:

Garabateo (de los 2 a los 4 años)

Esta etapa inicia con un garabateo desordenado hacia los 15 meses.  A esa edad, tu pequeño es capaz de agarrar el crayón ( que, preferiblemente, debe ser grueso) y empezar a dibujar con movimientos rápidos e impulsivos. Las marcas se pueden salir de los espacios del papel. Aquí el dibujo no tiene ningún sentido para tu hijo, solo es un movimiento espontáneo que le causa placer. Se despista con facilidad y no siempre mira al papel mientras dibuja, por lo que estará unos pocos minutos dibujando pero es esencial exponerlo a esta experiencia porque le sirve para su desarrollo motor fino (el de los dedos).

Más tarde, hacia los 21 meses de edad, tu bebé va a lograr un garabateo más controlado que evidenciarás porque tiene una mayor coordinación entre el ojo y las manos.

En esta etapa le empiezan a atraer los cambios de colores y los movimientos de modo que va a coger mejor el lápiz e incluso, te darás cuenta de que ya puede realizar círculos en sus dibujos. A su vez, observarás marcas más pequeñas y repetidas puesto que es un momento que se caracteriza por el intento del niño de dirigir su mano en la misma dirección de un trazo ya realizado y de mantenerse dentro de los límites del papel.

Aprende a descifrar los dibujos de tus hijos ¡te sorprenderás!

Finalmente, entre los 2 y 4 años, tu hijo empezará a realizar el llamado ‘garabateo con nombre’ ya que al pintar descubre que sus dibujos tienen sentido y les pone nombre:“Ese soy yo”, “Este es mi papá”, “Aquí dibujé un perro”, etc. son frases que empezarás a escuchar cuando le preguntes por sus creaciones o él mismo te las enseñe.

Esto ocurre porque el niño a esta edad empieza a relacionar el dibujo con su ambiente y dibuja con intención de representar algo aunque el color no tiene relación con lo que dibuja.

Preesquemática (de 4 a 7 años)

Esta etapa comienza alrededor de los 3 a 4 años y se evidencia porque el niño empieza a realizar dibujos de la figura humana. Muchas veces, empieza haciendo la cabeza bien grande y poniéndoles manos y pies que salen de esta. También podrás observar que, en esta etapa, tu pequeño incluye más de un dibujo en el mismo papel. Al principio, parece que estuvieran flotando pero eventualmente bajan a la base del papel.

También, surgen las figuras geométricas que luego se combinarán para formar casas y otros objetos. Aquí debes saber que el tamaño del dibujo está relacionado con la importancia del objeto para el niño.

Descubre por qué el arte es esencial en el desarrollo infantil

Esquemática (de 7 a 9 años)

Esta etapa comienza alrededor de los 7 años y los dibujos se parecen a lo que tu hijo tiene en su entorno. Aquí, suele organizar los dibujos con mayor precisión, perfeccionando la figura humana y utiliza la línea del suelo donde apoya sus figuras. Por su parte, aparece la figura de perfil.

También surgen los dibujos rayos x, esto es cuando dibuja una casa y uno puede ver lo que hay adentro. Adicionalmente, para este momento el pequeño ya hace una buena relación entre el color y el objeto y por ende, sus dibujos tienen más detalles.

Para estar atentos

Si un niño de 4 a 5 años no agarra el lápiz correctamente, no muestra control en sus trazos en el papel, ni tampoco tiene la fuerza para hacerlo, éstas podrían ser señales de algún rezago en el desarrollo psicomotor que habría que atender.

Además del dibujo, alienta a tu pequeño a otros medios artísticos como la plastilina, el trabajo con arcilla o con barro la pintura, que le ayudan a desarrollar el movimiento motor fino mientras se divierte.

Déjalos expresarse libremente. Recuerda que tu hijo debe sentir que puede dibujar sin restricciones ni juicios, para así poder desenvolverse con seguridad. La pintura creativa es importante para un desarrollo óptimo, tanto a nivel cognitivo, creativo y psicomotor. Evita juzgar sus creaciones o presionarlo para que dibuje algo que tú quieres o en la forma que a ti te parece.