Entrada al jardín, un hito en la vida del niño

Existen diferentes razones para iniciar la vida del niño en el jardín

Entrada al jardín, un hito en la vida del  niño
Foto:

 -

Por: María Elena Vélez
diciembre 20 de 2016 , 12:18 p.m.

Existen diferentes razones para iniciar la vida del niño en el jardín. La primera se inicia, pasada la licencia de maternidad y corresponde a la necesidad de la madre de reintegrarse al mundo laboral. La segunda, y es en la que nos ocuparemos en el presente artículo, tiene que ver con la importancia de la  socialización del niño, en la cual la pregunta recurrente, es: ¿En qué momento el niño está listo para ir al jardín?

Antes de seguir los consejos de las abuelas o amigos, lo más importante al momento de decidir si tu pequeño hijo debe ir ya al jardín es, según Beatriz Parra, psicóloga clínica de niños y adolescentes, evaluar si cumple con las condiciones para estar en una guardería, es decir, si maneja la independencia acorde con su edad, teniendo en cuenta que cada niño posee un desarrollo social, emocional, físico y cognitivo diferente al de los demás niños.

Cuando se habla de los niños, la excepción es la regla, muchos psicólogos afirman que la edad promedio está entre los 2 y 3 años. Es importante que este momento se realice con el menor traumatismo posible, ya que esto puede influir en la aceptación de la vida estudiantil futura del infante. Por esta razón, hay que tener en cuenta algunas condiciones para que ese paso no sea dramático:

El control de esfínteres es la primera evaluación a realizar. De esta manera, se evitarán accidentes incómodos para los pequeños y sus cuidadores. O si, por el contrario, uno de los objetivos de ir al jardín es que apoyen a los padres en este proceso, esta también es una de las labores de acompañamiento de los jardines infantiles.

Un segundo aspecto que señalan los psicopedagogos es la habilidad para comunicarse con los demás. Por ejemplo, ¿tu hijo tiene un buen lenguaje (acorde a su edad) o por lo menos, se hace entender? Esto será clave para que él se relacione con sus cuidadores y compañeros.

En tercer lugar, hay que revisar la manera  cómo está manejando sus hábitos en casa: si sabe respetar turnos o si se alimenta por sí mismo, y si participa en actividades de grupo. Con respecto a su entorno, es importante que los niños estén preparados para asimilar que no son el centro de atracción única en el mundo, pues muchos de ellos en casa son las personas más importantes de la familia.

En este sentido es importante explicarle que él forma parte de un grupo, con más niños iguales a él, y que merecen atención y cuidados como los que él ha recibido.  Este aspecto se basa en las habilidades sociales que debe aprender desde niño.

Para nadie es un secreto que, en la mayoría de los casos, el ingreso al jardín es sinónimo de la aparición de las primeras gripas y diarreas, las cuales, si no se toman las medidas de precaución adecuadas, se pueden volver repetitivas. Por esta razón, y como medida preventiva, se debe realizar una adecuada higiene a través de un buen lavado de manos tanto de los niños, como del personal a cargo. Igualmente se debe procurar el uso de tapabocas para evitar el contagio de enfermedades respiratorias. Aunque es bueno tener en cuenta, que si el niño presenta un cuadro de enfermedad fuerte, no se debe enviar al jardín. Se debe tener  en cuenta que el niño cumpla con las vacunas obligatorias e insistirle en una buena alimentación que le fortalezca las defensas.

El paso al jardín es muy importante, y para las mamás que sufren gran estrés al momento de dejarlo allí, es importante que piensen que su hijo estará con personal capacitado para tal fin, y que al ver a los demás niños asumiendo conductas responsables con horarios y rutinas establecidas, además del respeto por los otros niños;  se formará como una mejor persona para la sociedad.

La doctora Guzmán, directora de la Maestría en pedagogía de la Universidad de la Sabana,  afirma  que es importante que los padres asuman con tranquilidad que se van a separar de su hijo y que se lo transmitan, para que la llegada al jardín sea un momento placentero, le genere confianza y traiga felicidad a la familia en general.