La importancia del cuento en el aprendizaje

La importancia del cuento en la educación y vida de nuestros pequeños 

"La comprensión de lectura no cambia de libro impreso a digital"
Foto:

-

Por: Annie de Acevedo
febrero 28 de 2018 , 03:32 p.m.

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a una conferencia en San Fransisco, California, denominada, El cerebro y el aprendizaje. En esa oportunidad, la temática principal fue la creatividad. Se habló de la necesidad de que la especie humana fuese curiosa y al ser curiosa, el cerebro continuamente está en busca de lo novedoso. Esa búsqueda de la novedad es lo que nos mantiene creativos. Entre las diferentes expresiones de creatividad, se estudió el impacto que tiene el contar historias en los cerebros de las personas

La humanidad, como sabemos, lleva miles de años narrando historias, estas han sido pasadas de generación en generación vinculando y fortaleciendo la tradición y la cultura de nuestros pueblos. Sin este legado oral, todo hubiese quedado en el olvido. Después de la transmisión oral, el hombre empezó a escribir también hace miles de años dejando unos cimientos más fuertes de aprendizaje pues siempre existía una narrativa fascinante plasmada en cada uno de estos escritos.

Por esta razón, nuestros cerebros ya vienen programados genéticamente para conectarse con cuentos, historias, leyendas, mitos, etc. que continúan enriqueciéndonos intelectual y socialmente. Por otro lado, la lectura no viene programada en nuestro cerebro ya que solo tiene 250 años de existencia. Antes de eso las personas casi no leían y al no estar programadas genéticamente es una de las tareas con mas dificultad para los niños en formación.

En contraste, la hora de cuento es un deleite y una experiencia inolvidable no solo para los niños, sino para los adultos. A la luz de estos nuevos hallazgos, debemos darle entonces la oportunidad a nuestros estudiantes de que puedan narrar una historia que sea altamente interesante y que igualmente tenga un principio, una acción y una conclusión.

El poder realizar creativamente esta actividad hará que el cerebro de este niño no olvide lo que el mismo dejó plasmado en su historia. Necesitamos entonces darle cada vez más a los estudiantes oportunidades de que cuenten historias sobre las diferentes materias que ven en el colegio con el fin de que el cerebro aprenda y grabe más detalles que cuando vienen en forma de lista o ideas aisladas.

Las investigaciones científicas han concluido de manera contundente que el niño aprende y recuerda más cuando el material es presentado en forma de cuento. Hoy en día muchas de las tareas que se le dan a los niños son precisamente que presenten el material en forma de cuento escrito o en un vídeo, contando sus propias historias desde su óptica y grado de afinidad. Esto ha permitido tener una motivación mucho mas alta, ya que las tareas se vuelven interesantes y significativas.

Sabemos claramente que el cerebro recuerda todo lo significativo y el resto lo va a desechar. Es hora de rescatar el cuento para lograr unas mejores conexiones entre el corazón y la mente impactando así de manera definitiva el aprendizaje de los niños, enriqueciendo su capacidad de expresión oral y emocional.

El papel del adulto formador es uno de facilitador quien corrige mediante preguntas que le presenten a los niños, las cuales le permitirán a los niños ver sus errores y aprender de ellos. Es claro que el cuento tiene un papel protagonista en el aprendizaje de los niños del siglo 21. Ojalá profesores y padres no solo tengan una hora de cuento sino que usen esta metodología para incentivar el aprendizaje e igualmente el aumento de la creatividad de sus hijos.

El cuento hecho por los mismos niños desde su perspectiva también genera conexiones emocionales que quedaran guardadas para el resto de sus vidas

El buen lector también se desarrolla con el apoyo de unos padres que le leen cuentos a sus hijos todas las noches. Este articulo me hubiese gustado hacerlo más en forma de cuento para que quedase grabado en la memoria de todos los lectores y entendieran igualmente la importancia que tiene el narrar cuentos e historias a cualquier edad. Hágalo, es una herramienta maravillosa, divertida y sobre todo creativa que mantiene a los cerebros estimulados y por lo tanto motivados.