El contacto con la naturaleza beneficia la salud de los niños

Procura que tu niño esté más en contacto con la naturaleza y mantén ambientes aireados, en los que la luz natural y el aire puro estén presentes.

El contacto con la naturaleza beneficia la salud de los niños
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 09 de 2017 , 04:29 p.m.

Sin lugar a dudas la naturaleza tiene grandes beneficios en la salud, el bienestar y la convivencia de las personas, por ello, caminar por un sendero natural, respirar aire puro, abrazar árboles,no solo es una forma bonita de pasar una mañana o una tarde, es invertir en nuestro bienestar.

Diversos estudios científicos confirman que el contacto con la naturaleza ayuda a mejorar nuestra salud física y mental y, en especial, en los niños les ayuda en muchos desarrollos cognitivos y físicos apropiados en cada edad.

El diario La Nación de Costa Rica se dio a la tarea de recopilar varios estudios científicos internacionales publicados en los últimos años, en los que se habla de cómo tener una relación cercana con la naturaleza y sacar el mayor provecho de ese contacto al aire libre que, entre otras cosas, ayuda a regular la presión arterial, mantiene activa a las personas, mejora la convivencia, reduce los estados de ansiedad y, además, disminuye las tasas de violencia.

Uno de esos estudios es el de la Universidad de Syracuse, Nueva York (EE. UU.) que indica que los árboles salvan vidas y bajan la tasa de males respiratorios. En el 2014, los investigadores de ese estudio aseguraron que los árboles salvan 850 vidas humanas al año y prevenían 670.000 síndromes respiratorios.

Para poner en práctica:¿Cómo despertar su conciencia ambiental?

Este es un aspecto muy importante, mucho más si se tiene en cuenta que entre los males más frecuentes de los niños, en sus primeros años de vida, están los respiratorios, problemas por los cuales, año a año, mueren millones de niños en el mundo debido a las complicaciones de las vías y el sistema respiratorio, sobretodo en recién nacidos y primera infancia.

Dicho estudio encontró que, “en general, cuanto más alta es la cobertura de árboles, es mayor la eliminación de la contaminación y hay más beneficios para la salud”, comentó, en ese entonces, David Nowak, autor principal del informe.

Entre las conclusiones de la investigación está que en las áreas con más árboles la contaminación con ozono y PM 2,5 era hasta tres veces menor, pero si se cortaban los árboles, la contaminación comenzaba a ascender paulatinamente y, en cuestión de cinco años, podía aumentar un 18 por ciento.

En ambientes escolares

Hay que decir que no solo los exteriores se benefician de la naturaleza y la luz del sol, pues sólo con el hecho de que en un salón de clases las ventanas estén abiertas y se deje fluir el airemejora la salud de los estudiantes y se reduce el ausentismo.

Científicos del Laboratorio Nacional de Berkeley en California examinaron, durante dos años, 150 aulas de diferentes escuelas y la forma en la que se utilizaban los espacios de luz natural y ventanas, encontrando que en las aulas en donde se permitía la libre circulación de aire durante al menos una hora, el ausentismo por enfermedades bajó un 3,4 por ciento.

Además, se vio que por cada hora que permanecían las ventanas abiertas, el ausentismo bajaba un 1,6 por ciento adicional. En cuestión de un año, esto podía significar más de 3 millones de dólares en atenciones médicas.

“Suponemos que una ventilación pobre durante largas horas expone a las personas a más químicos e irritantes. A veces los pasamos desapercibidos, pero, para poner un ejemplo, es común que los salones de clase se limpien con desinfectantes o cloro, y esas sustancias no son bien recibidas por todas las personas al respirar. Esto se podría solucionar con una buena ventilación”, explicó en un comunicado de prensa Mark Mendell, autor principal de la investigación.

Mendell añadió que “si estamos expuestos a esos químicos de manera crónica no es raro que enfermemos”, e insistió en que el tema debe seguirse estudiando en grupos más grandes y expandirse a otros lugares, como hogares y centros de trabajo.

Lee también: Enseñando a amar la naturaleza