Trucos para abrir el apetito de tus hijos

Aplicar los siguientes consejos te pueden resultar de gran utilidad para abrir el apetito de tu hijo.

Trucos para abrir el apetito de tus hijos
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 31 de 2017 , 02:58 p.m.

Si la hora de la comida con tu pequeño se ha convertido en un campo de batalla en el que debes luchar para que te reciba los alimentos y el plato no se te quede servido, aplicar los siguientes consejos te pueden resultar de gran utilidad para abrir el apetito de tu hijo.

Ante todo es importante que tengas en cuenta que la inapetencia en los niños es más común de lo que imaginas. De hecho, se estima que las consultas por problemas relacionados con el apetito de los niños constituyen  entre el 20 y el 30 por ciento del total de las consultas pediátricas anuales.

Adicionalmente, es importante que identifiques las causas por las que tu pequeño no come. Según el pediatra Juan Fernando Gómez, existen tres tipos de inapetencia: la fisiológica o normal que se da en los niños entre los 2 y los 5 años, etapa en la que su crecimiento se ralentiza y por lo tanto, disminuyen sus necesidades calóricas; la orgánica, que suele ir acompañada de problemas infecciosos en los riñones, en los pulmones o enfermedades gastrointestinales; y la tercera, la inapetencia que es producto de malos hábitos alimentarios, es decir, cuando  los niños consumen dulces y comidas de paquete en exceso, omiten comidas, no tienen horarios fijos de alimentación, cuentan con poca variedad en su menú y consumen líquidos antes de una comida principal.

Por eso, nutricionistas y dietistas como las doctoras Ángela Carrillo y Clara Rojas te dan las siguientes claves para que logres abrir el apetito de tus hijos:

1)      Establece y respeta los horarios de comida, ya que esto te va a garantizar que cuando llegue el momento de comer, tu pequeño tenga hambre. Entre las comidas principales deben pasar al menos 4 horas, tiempo durante el cual el estómago se vacía por completo.

2)      Aleja distractores como el televisor, la tableta, el celular o cualquier tipo de juguetes para evitar que tu pequeño se entretenga. Aliéntalo a  disfrutar la comida y enséñale que la hora de comer es un buen momento para compartir en familia.

Conoce los malos hábitos que afectan el apetito de tus hijos

3)      Todo entra por los ojos y la comida no es la excepción. Crear y diseñar platos atractivos es fundamental para provocar. Prepara recetas que estimulen a tu hijo con figuras geométricas o formas divertidas (en internet hay muchos ejemplos y tutoriales). Además, los niños también pueden ser los cocineros: si permites que ellos intervengan en la preparación de los alimentos, muy seguramente se los comerán con más ganas y satisfacción.

4)      Utiliza platos de tonos llamativos o con personajes infantiles. Esto te ayuda a que el niño se sienta vinculado con la comida y tenga mayor interés al sentarse a la mesa.  

5)      Ofrécele alimentos diferentes todos los días. Incluye en la dieta de tu pequeño variedad de frutas, cereales, vegetales, carnes y lácteos que te permitan ir conociendo sus preferencias hacia ciertos alimentos y te ayudarán a descubrir aquellos que no son de su agrado y poder camuflarlos. Una vez identifiques qué alimentos le gustan a tu hijo podrás  brindárselos más seguido e irlos mezclando con los que no le agradan.

6)      Permite que tu niño utilice los cubiertos y coma solo, en vez de darle la comida.  Si es muy pequeño, déjelo utilizar las manos.

¿En qué momento darle suplementos alimenticios? Aquí te contamos

7)      Cantidad no es calidad. Sirve porciones pequeñas acordes a la edad de tu hijo. Si le pones un plato demasiado lleno puede que el niño se desmotive ya que el apetito de los niños suele disminuir si le sirves más de lo que pueden comer. Recuerda que es importante que los niños coman la cantidad de alimento que deseen, sin forzarlos a terminar. Es preferible que repitan si lo desean.

8)      No lo obligues a comer. Si lo entretienes para alimentarlo o le pides que coma por algún incentivo tu hijo no aprenderá a disfrutar la comida. Incluso, es aún peor si lo presionas con disgusto porque creará mayor resistencia. Debes enseñarle que este es un momento especial y que hay que disfrutarlo.

9)      Evita ofrecerle líquidos o golosinas antes del almuerzo o la comida, pues estas tienden a quitarle el hambre.

Aprende a controlar el gusto por el dulce en los niños

10)  No negocies con la comida: no la utilices ni como castigo ni como una recompensa. Tampoco la uses como instrumento de manipulación de sentimientos. Frases como: “si me quieres, te lo vas a comer”, “si terminas tu plato, te compro un juguete o vamos al parque” o “esta cucharada por papá y esta por la abuela”, deben ser eliminadas. El niño debe aprender que comer es un acto esencial para su bienestar y que no tiene nada que ver con ser amado o amar a otros.

11)  El buen humor da apetito y el malo lo quita.Si bien no se trata de distraer al niño con juegos complejos para entretenerlo y lograr que coma, en algunos casos puedes utilizar estrategias como hacerle el avión con la cuchara siempre que el juego se centre en lo que el niño come. Evita las rabietas ya que no aportan en nada.

12)  Siempre que sea posible, intenta que el niño coma en familia y sea parte de la conversación en la mesa. Esto permite quitar el foco de atención sobre la comida del niño y le ayudará a comer naturalmente a medida que la charla avanza. Con una buena atmósfera, el niño asociará la hora de la comida con un momento agradable.

13)   Felicítalo cuando coma bien. Muéstrale tu cariño y abrázalo. Los reconocimientos positivos a su actitud los estimulan.