Tu hijo necesita estar bien hidratado

El agua es vital en el funcionamiento del organismo humano. Especialmente, en los primeros años de vida.

Tu hijo necesita estar bien hidratado
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
marzo 22 de 2017 , 12:37 p.m.

Hoy, se celebra el día Mundial del Agua, este líquido vital que debe estar presente en la vida de todos los seres humanos, no solo por salud, sino por bienestar, desarrollo y progreso. Sin embargo, cada vez es más difícil contar con él, pues escasea para muchas comunidades en el planeta, ya que el abuso de los recursos naturales, el descuidado del medio ambiente y, por supuesto, de las fuentes hídricas ha ido diezmando los nacimientos del valioso líquido.

Por esto, el llamado es a que enseñemos a nuestros niños a cuidar y apreciar el valor del agua. En especial, son los menores los que necesitan mucho de ella para un buen desarrollo, sobre todo en un tema susceptible en ellos: la deshidratación. En los pequeños, entre el 65 y el 80 por ciento de su peso corporal es agua, dependiendo de la edad, mientras que en los adultos esa proporción baja al 50 por ciento.

Esta diferencia hace que las pérdidas de agua en el metabolismo sean más frecuentes y graves en los primeros años de vida, como lo explica el médico pediatra Javier Pinzón.

El experto señala que el organismo de los niños “no tiene un mecanismo eficiente para el almacenamiento de los líquidos, por lo que deben consumir agua de manera constante. Esto se suma a que los niños tienen una capacidad menor para expresar que están sedientos de manera adecuada”.

Pero no se trata solo de calmar la sed de tus hijos. La importancia de una buena hidratación en la salud implica el buen funcionamiento de todas las células y órganos, desde el transporte de nutrientes por todo su cuerpo, pasando por los procesos de depuración de los desechos que el organismo ya no necesita, hasta la regulación de la temperatura corporal.

Por eso, muchos especialistas enfatizan en que la hidratación diaria para los niños es tan importante como una buena nutrición y es esencial en su desarrollo y crecimiento.Lee también: La terapia ocupacional en el agua desarrolla los aspectos físicos y emocionales del niño

La importancia del agua en la vida de tu niño

Tus hijos pierden agua por múltiples razones: si tienen un buen estado de salud, lo harán a través de la transpiración, por medio de la orina, de la deposición y de las funciones metabólicas normales de su digestión.

Sin embargo, las pérdidas más considerables que llevan a estados de deshidratación se presentan cuando están enfermos. “Puede ser por fiebre, diarrea aguda o crónica, vómito, disminución de la ingesta de líquidos, exceso de sudoración, aumento de la frecuencia respiratoria o enfermedades del metabolismo como la diabetes infantil”, advierte el doctor Pinzón.

Con este panorama, la pregunta que surge es ¿cómo hidratar a un niño correctamente? Lo primero que debes tener en cuenta es que las necesidades de hidratación de los niños cambian según su edad.

Durante los seis primeros meses, los niños se hidratan exclusivamente a través del consumo de leche materna, la cual les proporciona los electrolitos y el agua que requiere su organismo, por lo que no necesitan consumir ningún líquido adicional”, explica Vladimir Muñoz, médico pediatra de la Universidad Nacional.

Después de los seis meses, con el inicio de la alimentación complementaria, la lactancia continúa siendo la principal fuente de hidratación, pero se acompaña de la ingesta de agua pura o contenida en jugos naturales, sopas y frutas.

“Después de los tres años, con el inicio de su etapa escolar, lo recomendable es que reciba líquido cinco veces al día después de cada comida y en refrigerios u onces. Es muy importante hidratar al niño antes de enviarlo al jardín o al colegio, así como poner jugo, bebidas lácteas o agua en su lonchera”, enfatiza el doctor Muñoz.  

Reconoce si está deshidratado

Para el pediatra Vladimir Muñoz, es importante que los padres aprendan a reconocer algunos signos tempranos de la deshidratación para que puedan actuar a tiempo, y evitar complicaciones que pueden llevar al niño a etapas tan graves como un estado de convulsión.

Así, explica el médico, la sed es el indicador más temprano de deshidratación. “Si el pequeño o el niño bebe ávidamente o con desesperación, este es un signo importante para estar alerta”.

Otros síntomas a tener en cuenta son la apariencia de los llamados ‘ojos hundidos’ que se dan porque la tensión del globo ocular disminuye y los ojos se hunden cuando el organismo no está hidratado.

De igual manera, ocurre con la boca, donde la lengua se seca, y la saliva se vuelve espesa, mientras que la piel se seca y arruga. Además, los niños se vuelven irritables, con muestras de debilidad y somnolencia.

Muchos escenarios para disfrutarla: Ejercicios que los bebés pueden hacer en el agua

Mantenlos bien hidratados

No esperes que tu hijo te diga que tiene sed. Ofrécele líquidos a lo largo del día.

- El agua no es la única que hidrata. Los jugos naturales, las sopas, las verduras y las frutas también cuentan.

- Procura que la hidratación de tus hijos provenga de fuentes naturales.

- Si tu hijo presenta signos de deshidratación por diarrea o vómito, debes acudir con el médico.