articulo patrocinado
Pediasure2

El desayuno, clave en el regreso al colegio

La primera comida del día es definitiva para el aprendizaje y el adecuado crecimiento de los niños.

Niña desayunando
Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
febrero 20 de 2018 , 03:56 p.m.

El desayuno es fundamental en los niños porque sus cuerpos están en crecimiento y sus cerebros en desarrollo, por lo tanto, necesitan comidas regulares y nutritivas. Además, el desayuno está relacionado con un mejor rendimiento escolar y con la mayor energía necesaria para llegar hasta el final de la jornada escolar.

Natalia Zuluaga Arroyave, nutricionista dietista, docente de la facultad de Ciencias de la Nutrición y los Alimentos de la Universidad CES de Medellín, explica que, como su nombre lo indica, esta primera comida del día quita el ayuno y con ella le damos al niño los nutrientes necesarios para iniciar el día.

“A partir del desayuno, obtiene carbohidratos, proteínas y grasas, que son nutrientes fundamentales para cumplir cualquier función que tenga el organismo”, afirma la especialista, y agrega que el desayuno se ha relacionado con disminución de los índices de obesidad infantil porque “aquellos niños que tienen un desayuno completo en la mañana tienden a picar menos durante el día”.

Cuando los pequeños se alimentan bien en la mañana, no buscan en las onces o en el recreo comida “chatarra” para solucionar el hambre y tienden a seleccionar mejor los alimentos que consumen en las siguientes comidas del día.

Como lo afirma la nutricionista Carole L. Adler de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), en las páginas de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, “un desayuno saludable es vital para los niños. Si no desayunan, pasarán el día tratando de recuperar esos nutrientes”.

Además, no contarán con la energía necesaria, ni recargarán los niveles de glucosa necesarios en la mañana, con lo cual pueden presentar síntomas de hipoglicemia como dolores de cabeza, mareos o sueño. Cuando el organismo no cuenta con los niveles adecuados de glucosa se afecta el funcionamiento neuronal y, con ello, el aprendizaje y el rendimiento escolar.

Diana Milena Rojas, nutricionista dietista y directora de Nutryfit, afirma que se ha encontrado en variados estudios que a los niños que no desayunan les cuesta trabajo entender en el colegio, pueden presentar problemas cardiovasculares en edades adultas, tienen metabolismos más lentos y suben más de peso. También, es probable que los pequeños que no reciben esa primera comida del día, sientan sueño durante la jornada escolar.

Zuluaga explica que un buen desayuno debe contener un carbohidrato que puede ser un pan, una galleta o una arepa; una proteína ya sea huevo, queso o una tajada de jamón, y por último, un poquito de grasa que se puede obtener del aceite en el que se prepare el huevo, por ejemplo. La proteína es fundamental para ayudar al desarrollo de la masa muscular y los carbohidratos son importantes para darle energía al cuerpo del pequeño.

Existen opciones creativas para el desayuno como yogur con cereales y frutas, sánduches de queso, un pequeño pancake con frutas o, por ejemplo, una mezcla de nueces y frutos secos acompañada de alguna bebida láctea. Lo importante es lograr que al niño le guste esta primera comida del día, que es indispensable para que su organismo se ponga en funcionamiento y realice exitosamente, actividades intelectuales y físicas.