Los niños y el fútbol: ¿espectadores o practicantes?

El fútbol es un deporte que despierta emociones y resulta benéfico para quien lo ve y lo practica.

Niños futbol

-

Foto:

123RF

Por: María Camila Martínez
junio 29 de 2018 , 04:24 p.m.

El mundial de fútbol puede ser la oportunidad perfecta para afianzar las relaciones con tus hijos, aún más en esta temporada de vacaciones, donde el tiempo libre puede aprovecharse para pasar de las salas o las gradas, a la cancha. ABC del Bebé te invita a tomar nota de los múltiples beneficios que puede traerte a ti y a tu familia, la práctica de un deporte como el fútbol.

El adquirir el hábito de cualquier deporte puede traer varios beneficios para tu hijo, pues le dará la base para una vida saludable, que estimulará no solo su parte física sino la psicológica y la social. Además, el deporte le ayudará a aprender y asimilar las condiciones de la vida de una manera más tranquila y cotidiana.

Las recomendaciones sobre la actividad física y su relación con el buen funcionamiento del organismo, dictadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) plantean que lo ideal es que los niños se ejerciten diariamente, preferiblemente con una duración de al menos, 60 minutos.

Jaime Erley Godoy, presidente del Club Deportivo Inter Milán, dice que algunos de los beneficios físicos que genera la práctica del fútbol en los niños son:
   - Fortalece el sistema muscular y óseo, ayudando a potenciar habilidades con las extremidades.
   - Mejora la capacidad cardiovascular.
   - Ayuda a disminuir el sedentarismo y el sobrepeso.
   - Estimula la coordinación motora, la velocidad y el control del cuerpo.
   - Mejora la visión periférica.

El espíritu y los valores también se fortalecen

Pero el fútbol no solo ofrece ventajas en el ámbito físico, gracias a la práctica de este deporte los niños adquieren valores como la capacidad de trabajo en equipo, la disciplina, el esfuerzo y mejora la autoestima. También ayuda a desarrollar su capacidad lógica y la concentración, además de facilitar el manejo de la frustración o la pérdida.

En todo caso, la práctica de cualquier deporte puede favorecer a tu hijo. Por ejemplo, con los deportes que se practican en equipo, los pequeños tienden a ser más sociables, afables, empáticos y extrovertidos, ya que dentro del juego deben prestar atención a alguien diferente a sí mismo.
En cambio, en el caso de los deportes individuales, como el ajedrez, la gimnasia y otros, éstos fomentan la concentración, el trabajo y el rendimiento individual y la consecución de metas personales.

Pero, en ambos casos, las ventajas se potencializan y se estimula la disciplina, la responsabilidad, la puntualidad, el compromiso, la competitividad y otros rasgos que favorecen la interacción con su entorno, la personalidad y el desarrollo emocional, así lo explica Aida Milena Casadiego, psicóloga y profesora del Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana.

Se recomienda que se tengan espacios para compartir actividades deportivas en familia y así crear un vínculo afectivo fuerte y positivo

El fútbol: un deporte para todos

Para Aida Milena, el deporte es un factor favorable para el desarrollo en todos los casos. En el caso de los niños retraídos, beneficia el desarrollo psicoafectivo, permitiendo que la interacción con otros niños estimule sus habilidades sociales básicas y secundarias. A su vez, contribuye al desenvolvimiento del menor en su contexto, sin tener que recurrir constantemente a un adulto, pues van aprendiendo las reglas y el cumplimiento de estas.

En el caso de los pequeños hiperactivos, menciona Aida Milena, el deporte ayuda en distintos aspectos. Desde el físico, con el gasto energético que los niños tienen al practicar alguna disciplina, y es a la vez, una manera adecuada de canalizar la impulsividad.

Igualmente, permite manejar el déficit de atención, ya que al seguir instrucciones y centrarse en una sola tarea, le ayuda a fortalecer la concentración. Por último, colabora con su desarrollo social, pues la interacción hace que tenga que respetar las normas y no comportarse de manera voluntaria, como sucede en algunos casos con los chicos hiperactivos.

Futbol en familia

-

Foto:

123RF

Beneficios del deporte en familia

Practicar deporte en familia no solo te ayudará a mantenerte en forma sino también a mejorar la relación con tu hijo, creando un vínculo más activo y fuerte, gracias al intercambio de experiencias en un contexto divertido, enmarcado por la sana competencia, la voluntad y la finalidad.

Tu compañía durante la práctica del deporte influirá en el desempeño de su vida adulta, pues al estar con él le orientas para manejar las cargas emocionales que traen consigo las pruebas competitivas, presenciando sus victorias y ayudándolo a entender sus derrotas y creando así, un entorno afectivo donde lo importante sea su bienestar.

Ahora que conoces los aspectos positivos de realizar una actividad deportiva con tus niños, ABC del Bebé te invita a compartir un momento agradable con ellos, dejando de lado el papel de espectadores y empezando a tomar las riendas de una vida activa y saludable.