Una hormona de talla mayor

La hormona del crecimiento permite que los niños tengan los indicadores adecuados para su desarrollo

Niña en crecimiento

.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
septiembre 20 de 2018 , 12:00 a.m.

La hormona del crecimiento no solo es importante para que los niños crezcan y logren la estatura adecuada. También es definitiva para el crecimiento de todos los órganos del cuerpo, para que las neuronas desarrollen las conexiones necesarias y para el metabolismo de las grasas y de los azúcares. En últimas, es tan importante que podría decirse que es una hormona de talla mayor.

Sandra Roa Rodríguez, especialista en endocrinología pediátrica de la clínica La Colina de Bogotá, explica qué es la hormona del crecimiento y cuáles son sus funciones.

¿Qué es la hormona del crecimiento?

Es una sustancia que producimos todos los seres humanos en condiciones normales. Es producida por la hipófisis y básicamente se encarga de favorecer el crecimiento de los niños, sobre todo a partir del segundo año de vida.

¿Cómo se produce?

La hormona del crecimiento se produce predominantemente en la noche, cuando el niño tiene una fase profunda del sueño, sobre todo entre las 8:00 de la noche y la madrugada, por eso es tan importante no tanto la cantidad de tiempo que el niño duerme sino las horas en las que lo hace. El niño debe dormir desde las 8:00 de la noche para aprovechar al máximo la producción de la hormona.

¿Qué hace la hormona del crecimiento?

La hormona del crecimiento no solo actúa sobre el crecimiento sino sobre muchos procesos metabólicos, pero su principal efecto sí es sobre el crecimiento. Es una hormona contrarreguladora. Si, por ejemplo, en algún momento mis niveles de azúcar cayeron por debajo de lo normal, la hormona ayuda a que yo pueda salir de esa hipoglicemia, a recuperarme de ese episodio. Si no tengo esta hormona, no tengo quien me rescate.

También es una hormona anabólica, me ayuda a guardar energía para que yo pueda crecer no solo en estatura, sino que hace posible el crecimiento de todos los órganos, de mi cerebro, el crecimiento de los cartílagos, los músculos, los tendones, contribuye a que las neuronas pueden hacer conexiones adecuadas. Es supremamente importante para el metabolismo de todo el cuerpo. Todos los órganos necesitan la hormona del crecimiento.

¿Qué pasa si no se produce en las cantidades adecuadas?

En la medida en que no se produzca o no se estimule adecuadamente su producción con el sueño, con hacer ejercicio y con buena alimentación, lleva en primera instancia al niño a tener una talla baja, pero también a otros problemas como alteraciones en los metabolismos de los azúcares y a hipoglicemia, o alteración en el metabolismo de los lípidos, o sea de las grasas del cuerpo.

Cuando un niño tiene déficit de hormona del crecimiento, además de tener talla baja, tiene una distribución anormal de la grasa en el cuerpo, sobre todo concentrada en la parte central.

¿Cuándo se manifiesta que hay un déficit de la hormona del crecimiento?

Su actividad se da predominantemente a partir del segundo año de vida, pero cuando un niño tiene un déficit en la producción de hormona del crecimiento que se manifiesta desde la etapa neonatal, en ese momento se presenta como episodios de hipoglicemia, como alteraciones en sus genitales. Ya en el crecimiento se nota a partir de los 2 años. A partir de esta edad, los menores deben crecer entre 4 y 7 centímetros al año y si no lo hacen, es necesario revisar qué está pasando.

¿Por qué se produce el déficit?

Hay muchas causas, algunas son genéticas. También se pueden producir en niños que tuvieron infecciones del sistema nervioso central, meningitis, y se ha encontrado que se puede presentar por un trauma craneoencefálico y por lesiones en la hipófisis.

¿Qué pasa si la hormona del crecimiento se produce en exceso?

En los niños se llama gigantismo cuando se comienza a producir en exceso y no ha finalizado su crecimiento, o cuando ya finalizaron su etapa de crecimiento también puede haber un exceso de hormona.

Los tumores en la hipófisis pueden llevar a producir en exceso la hormona, a esto se le da un manejo quirúrgico.