¿Tendrá que usar gafas?

Los primeros exámenes permiten saber si el bebé tiene una buena agudeza visual. 

gafas

Existen varias pruebas desde temprana edad para reconocer si tu pequeño necesita gafas. De ser así, no te asustes, solo hay que asumirlo con tranquilidad.

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
mayo 06 de 2019 , 12:16 p.m.

Seguramente te has preguntado si es posible saber si tu bebé tiene problemas en sus ojos o en la capacidad de ver. Obviamente, sabes también que detectarlo es muy difícil, porque aún no habla y no puede expresar qué le duele o si ve bien o no.

Pero el tema no es tan complejo, a estas alturas, los avances de la ciencia permiten realizar ciertos exámenes en los ojos de bebés y niños pequeños, lo que permite prevenir cualquier situación. De hecho, lo mejor es realizarlo a corta edad, ya que así pueden identificar si el bebé tiene un ojo perezoso o estrabismo, o también si tiene alguna afección o anomalía.

Primero, según los especialistas consultados, en los pequeños de 6 meses de edad es posible utilizar un test visual que consiste en mostrarle palas con rayas negras y blancas de diferente grosor, ya que durante los primeros meses de vida ellos solo distinguen el blanco y el negro. De esta manera, le van a llamar mucho la atención los contrastes en los colores y así se puede evaluar su estado visual. En caso de que no haya un problema visual, el bebé va a enfocar su mirada a la que más le llama la atención (las rayas gruesas) posteriormente, se irá reduciendo el tamaño de las láminas y así, se puede saber qué cantidad de visión es la que alcanza el bebé.

Existen otro tipo de pruebas que son también subjetivas, en las que no es necesaria la colaboración del bebé porque se identifica el reflejo que produce su ojo y, de esa manera, se descarta o confirma la presencia de miopía, hipermetropía o cualquier problema de graduación.

Ahora bien, el pediatra irá indicando cuándo se debe acudir a la consulta especializada con el oftálmologo, si los resultados de las primeras pruebas no arrojan ninguna evidencia de riesgo, el control será rutinario, pero si existen antecedente porque papá o mamá tienen algún tipo de enfermedad visual, hay que estar más atentos.

Y si hecho el examen y el médico indica que el niño necesita utilizar gafas, no hay por qué entrar en pánico. Es cuestión de que entiendas que serán una solución preventiva, y que, por el bien de tu hijo, entender que no son un castigo sino la mejor forma de mejorar la visión del pequeño.

gafas

Es importante que consultes con el especialista si el bebé se tiene desviación de uno de los ojos, los tiene inflamados o irritados y si presenta mareos.

Foto:

iStock

Debes saber que la respuesta al tratamiento depende en gran medida de la posición de papá y mamá, pero en general, todos los niños se adaptan. La perseverancia y la paciencia de los padres son indispensables para lograr el éxito del tratamiento, asegura la oftalmóloga.

La demora en la adaptación depende de la fórmula médica que tenga que usar, la edad del niño y su temperamento. Es posible que no se adapta rápidamente, pero tú puedes idear estrategias, como, por ejemplo, hacer que el niño vea el programa favorito pero solamente si tiene las gafas puestas. Esta perspectiva terapéutica se reflejará en una respuesta positiva por parte del menor. Pero si para el padre las gafas son una imposición, el niño lo tomará como un castigo.

La ambliopía entre más temprano se trate es más fácil de resolver. Se puede corregir con gafas en el momento oportuno. El tiempo de recuperación varía dependiendo de la edad y de que tan grande sea el defecto. Según la oftalmóloga y pediatra María Clara Herrera, después de los 5 años es muy difícil alcanzar la total mejora.

Para tener en cuenta

Estos son algunos comportamientos de niños con problemas de la visión:

  1. Se frota los ojos excesivamente.
  2. Cierra o cubre un ojo para mirar.
  3. Inclina la cabeza hacia un lado o hacia delante.
  4. Tiene dificulta al leer o al hacer cualquier tarea o juego que requiera mirar de cerca.
  5. Parpadea más de lo normal o se enfada al tratar de hacer algo que necesita fijar la vista.
  6. Tropieza con objetos pequeños.
  7. Sostiene los libros muy cerca de los ojos.
  8. No distingue bien objetos, letras o números a distancia.
  9. Casi cierra los ojos o frunce el entrecejo al fijar la vista
  10. Huye de la luz.