Videojuegos violentos: efectos en los niños y cómo controlarlos

Esto es lo que recomiendan las organizaciones internacionales para evitar exposiciones inadecuadas.

videojuegos clasificación

Se ha demostrado que los niños expuestos a videojuegos violentos pueden volverse insensibles al horror de la violencia, e imitarla desarrollando comportamientos más agresivos

Foto:

Istockphoto

Por: ABCdelbebe.com
abril 22 de 2019 , 12:12 p.m.

Cada vez los videojuegos se han vuelto más sofisticados y realistas mientras crece el contenido violento o con temáticas negativas que se desarrollan en ellos. Muchos niños y adolescentes hoy invierten gran cantidad de tiempo intentando avanzar en niveles que les implica acciones como matar adversarios, robar artefactos para aumentar su poder o transgredir normas (por ejemplo, pasarse semáforos en rojo para llegar más rápido, etc.).

De hecho, la Academia Americana de Psicología Infantil y Adolescente advierte que, si bien es cierto que algunos videojuegos tienen contenido pedagógico, es evidente que los más populares son aquellos que enfatizan temas negativos y promueven comportamientos criminales, consumo de drogas y alcohol, falta de respeto por la autoridad y por las leyes, estereotipos raciales, sexuales y de género, y el uso de palabras y gestos obscenos, por lo cual hay preocupación entre la comunidad médica sobre el efecto que tienen los videojuegos violentos en los niños que los juegan en exceso.

De acuerdo con esa organización, “los estudios realizados con niños expuestos a la violencia en este tipo de entretenimiento han demostrado que ellos pueden hacerse “inmunes” o insensibles al horror de la violencia, e imitarla desarrollando comportamientos más agresivos”. Incluso, se ha evidenciado que algunos niños aceptan la violencia como una forma de manejar los problemas. Para la academia esto se explica de varias maneras:

  • Se genera un clima de fantasía en el que el pequeño no es capaz de ver que estas conductas pueden generar alguna consecuencia negativa. En esos juegos "todo vale" para alcanzar un objetivo.
  • Se incrementan los pensamientos violentos. Esto hace que la mínima provocación se interprete como algo hostil.
  • Hay un estado de excitación general (por ejemplo: sube la adrenalina, el pulso se acelera). Esto hace que aumenten el comportamiento o las tendencias dominantes.
  • Ocasionalmente se imitan los comportamientos violentos que se acaban de observar.
  • Se crean expectativas, actitudes y creencias de que la forma de solucionar las cosas es usando la agresión.
  • Se desarrollan patrones y guiones de comportamiento agresivo que se vuelven familiares para los niños.
  • Se reduce la reacción negativa normal hacia el conflicto, la agresión y la violencia.
videojuegos clasificación

Cuando los niños juegan este tipo de videojuegos se genera un estado de excitación general que aumenta los comportamientos o tendencias dominantes.

Foto:

Istockphoto

No obstante, hay posiciones científicas que argumentan que este tipo de videojuegos dan al jugador la posibilidad de hacer una sana catarsis, ya que los actos se realizan en una ficción controlada, predecible y no en la realidad. Por ello, el atractivo de este tipo de juegos se basa en que el jugador puede transgredir las normas sociales sin consecuencias fácticas.

Aunque aún no hay un consenso en el tema es importante que los padres empiecen a tener el control sobre las temáticas de los videojuegos a los que se exponen sus hijos ¿Cómo lograrlo?

Para empezar, hay que saber que en el mercado existe el denominado sistema de clasificación del ERSB (Entertainment Software Rating Board), que funcionan como guía para los juegos y aplicaciones, de manera que los consumidores, en especial los padres, puedan tomar decisiones informadas acerca de los que consideren adecuados para sus hijos
Las clasificaciones de ESRB tienen tres partes:

  1. Categorías de clasificación: sugieren la edad adecuada para el juego
  2. Descriptores de contenido: indican los elementos que pueden haber motivado la clasificación asignada y/o pueden resultar de interés o preocupación
  3. Elementos interactivos: informan acerca de los aspectos interactivos de los productos, incluida la capacidad de los usuarios de interactuar, si se comparte la ubicación de los usuarios con otros usuarios o si es posible que se comparta información personal con terceros.

Casi todos los juegos de video disponibles para la venta muestran la clasificación de ESRB, la cual está dividida en dos partes. La primer parte aparece al frente y ofrece los símbolos de clasificación por edad como se muestra a continuación:

videojuegos clasificación

Las clasificaciones de la ESRB proporcionan información concisa y objetiva sobre el contenido en juegos y aplicaciones para que los padres, puedan tomar decisiones informadas.

Foto:

Entertainment Software Rating Board

En la parte de atrás, en cambio, se describe el contenido, advirtiendo en cuanto a violencia, materiales sugestivos, lenguaje recio, referencia a uso de drogas, alcohol o tabaco así como a juegos de azar. Los padres deben valerse de ambas partes del sistema de clasificación para asegurarse de escoger los juegos más apropiados para su familia.

Estas clasificaciones, normalmente aparecen en las cajas y son una fuente de información complementaria que les da a los padres una descripción detallada y directa del tipo exacto de contenidos que desean conocer al elegir un juego para sus hijos.

Ahora bien, para Deanna Marie Mason, experta en educación y salud familiar, el umbral de aprobación también es importante, ya que a pesar de las recomendaciones de edad, los padres han de discernir qué tipo de juego quieren para sus hijos. “Aunque sea apropiado para la edad, es posible que la temática no les guste o no se vincule con alguno de los valores que intentan transmitir desde el hogar”, dice Manson.

Otro aspecto clave es jugar con los hijos para experimentar el contenido del juego, poder discutirlo y aclarar preguntas e inquietudes de los niños. Esto permite, además, establecer reglas claras acerca del tiempo de consumo dentro y fuera del hogar.
Adicionalmente, los padres deberían controlar la configuración de las consolas de videojuegos. De hecho, las de última generación, traen instrucciones detalladas sobre cómo fijarlos mecanismos de control para restringir juegos según los niveles de contenido, determinar con qué personas juegan los hijos (cuando se trata de videojuegos en línea), cómo y cuándo lo hacen y por cuánto tiempo. Esos controles hacen que laexperiencia sea divertida, segura y apropiada para la familia.