Cuidado con las etiquetas engañosas en los alimentos para tu bebé

Aprende a interpretar las etiquetas de ingredientes e identifica los alimentos malos para la salud.

etiqueta

Todos los alimentos industrializados deben tener una etiqueta que informe a los consumidores sobre su contenido.

Foto:

iStock

Por: Redacción ABC del Bebé, con información de AFP
julio 16 de 2019 , 06:05 p.m.

A raíz de los preocupantes hallazgos en un reciente estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre los ingredientes que componen los alimentos indicados para bebés y niños, en algunos países de Europa, el organismo internacional advirtió que es muy importante estar atentos a los componentes de los productos alimenticios industrializados, mucho más, si son indicados para los pequeños en sus diferentes edades.

La investigación de la OMS que analizó unos 8.000 productos del mercado para bebés, en más de 500 tiendas de Viena (Austria), Sofía (Bulgaria), Haifa (Israel) y Budapest (Hungría), encontró que dichos alimentos, con frecuencia contienen demasiada azúcar y sus etiquetas no eran claras al informar sobre los ingredientes que los componen.

Por ejemplo, un tercio de los productos examinados contenían azúcar, zumo de frutas concentrados u otros edulcorantes en su composición, ingredientes que no deberían ser agregados a los alimentos para niños. Además, entre el 18 y 57 por ciento de ellos, tenían más del 30 por ciento de calorías provenientes de azúcares, lo que lamentaron mucho los representantes del organismo.

Lo ideal es que la alimentación de los menores sea lo más natural posible, sin conservantes, aditivos o colorantes.

Así mismo, en la muestra analizada, del 28 y al 60 por ciento de los alimentos fueron considerados inapropiados por la Organización, por encontrar que estaban etiquetados como aptos para bebés de menos de seis meses, sin serlo. Ante este panorama, la OMS considera que es indispensable revisar las etiquetas de los alimentos, este es el primer paso para conocer, entre otros, el contenido de azúcar y otros endulzantes, colorantes y aditivos que pueden influir en la salud de los menores.

Por ello, ABC del Bebé te cuenta cómo puedes aprender a leer correctamente las etiquetas de los alimentos y analizar qué ingredientes pueden resultar benéficos o inofensivos para la salud de tu niño y cuáles pueden afectar su salud.

Etiquetas engañosas: aprenda a identificarlas
etiqueta

Debes estar muy atento de la información general y nutricional de los alimentos, en especial, a la cantidad de azúcar del producto.

Foto:

iStock

Lo primero que debes saber es que la lista de ingredientes, dicen los expertos, los componentes de un producto están ordenados de acuerdo con el contenido, es decir, si el primer ingrediente es azúcar, eso es lo que más contiene el producto.

También hay que tener en cuenta que si un alimento dice ‘sabor a mora’, no necesariamente significa que contiene esa fruta, solo un saborizante. A su vez, se debe revisar que si en el empaque dice que tiene adición o está fortificado con vitaminas o minerales, estos se vean verdaderamente reflejados en la etiqueta, ya que si no se especifican en esta parte, es que dicho alimento no los contiene.

Revisar las etiquetas de los alimentos, es el primer paso para conocer el contenido de azúcar y otros endulzantes, colorantes y aditivos que pueden influir en la salud de los menores

Rubén Ernesto Orjuela Agudelo, nutricionista investigador de Educar Consumidores y experto en etiquetado, sostiene que, si los padres encuentran aditivos químicos o sustancias bastante desconocidas, ese es un indicio claro de que están frente a un producto ultra procesado y, por lo tanto, no se debe consumir.

Lo mejor es adquirir productos elaborados con ingredientes naturales. Hay snacks para niños que solo son hechos a base de papa o maíz, aceite y sal, por ejemplo. Lo ideal es que la alimentación de los menores sea lo más natural posible, sin conservantes, aditivos o colorantes”, recomienda Orjuela Agudelo.

Lo ideal es que los padres aprendan a elegir productos que señalen porcentajes superiores al 20 por ciento en relación con nutrientes como la fibra, el potasio, el calcio, el hierro, las vitaminas A y C y las proteínas; y eviten el consumo de aquellos que tengan un alto contenido de grasas trans, grasas saturadas, colesterol, sodio y azúcares. Lo ideal para estos últimos, no superen el 5 por ciento en el contenido.

Sin lugar a dudas, indica el experto, algunos productos que los padres encuentran en el mercado ofrecen información engañosa sobre su valor nutricional. “Por ejemplo, hay yogures o leches en polvo que en realidad son bebidas lácteas hechas a base de suero, azúcares y aditivos; bebidas azucaradas que se publicitan como jugos de fruta o cereales para niños que en últimas, tienen alto contenido de azúcares y saborizantes”, advierte Orjuela.

Por lo anterior, la próxima vez que vaya al supermercado fíjate en la etiqueta nutricional de los alimentos que compras para tu familia y en especial para tus hijos, dando privilegio a los naturales, como las carnes, las frutas y las verduras frescas, y revisa cuidadosamente en las etiquetas, el aporte de nutrientes de cada producto empaquetado; así podrás elegir aquellos que contengan menos grasas, azúcares y sodio, y prevenir enfermedades como la obesidad, el colesterol y la diabetes.