Exigen a redes sociales no propagar noticias falsas sobre las vacunas

La Academia Americana de Pediatría envió cartas a Google, Facebook e Instagram.

redes

Muchos niños no están siendo vacunados debido a la desinformación sobre el tema que existen en internet

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
marzo 12 de 2019 , 07:12 p.m.

La Academia Americana de Pediatría, una organización que agremia a más de 66,000 pediatras en todo Estados Unidos, acaba de exigirle a Facebook, Google y Pinterest que detengan la propagación de información falsa sobre las vacunas en internet.

La petición surge a raíz del alarmante incremento de brotes de sarampión, virus que había sido erradicado en ese país en el 2000 gracias a los programas de vacunación pero que, justamente, ha reaparecido en los últimos años debido a falsos mitos y creencias populares sobre las vacunas. Incluso, las autoridades sanitarias de Estados Unidos estiman que el porcentaje de niños sin vacunar se ha cuadruplicado desde 2001, y que hoy, más de 100,000 bebés y niños pequeños no han recibido ningún tipo de vacuna.

No en vano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente incluyó la reticencia ante las vacunas como una de las 10 principales amenazas para la salud en el mundo en 2019.

"Nuestros peores temores se están materializando a medida que los brotes de sarampión se extienden por todo el país (…). Las vacunas son seguras, las vacunas son efectivas y las vacunas salvan vidas. Sin embargo, las teorías largamente desacreditadas que afirman lo contrario proliferan en internet (…). Los informes demuestran que hay padres que han sido atraídos con anuncios y publicaciones en redes sociales y en la web patrocinadas por grupos marginales, con la intención de engañarlos durante un momento clave de vulnerabilidad en sus vidas (…). Estoy profundamente preocupado por la elevación del contenido engañoso en YouTube y en la búsqueda de Google porque en un tema como las vacunas, la desinformación puede ser mortal”, escribió el presidente de la Academia Americana de Pediatría, Kyle Yasuda, en tres cartas públicas separadas que se enviaron a los gigantes de la tecnología esta semana.

Internet se están convirtiendo en un caldo de cultivo para la propagación de noticias falsas y desinformación sobre la efectividad de las vacunas que pone en riesgo la vida de millones de niños

En las cartas, Yasuda también aclara que, si bien los pediatras son conscientes de que Internet y las redes sociales se han convertido en una importante fuente de información para los padres, que acuden a foros y webs en busca de datos para tomar decisiones sobre la salud de sus hijos, también se están convirtiendo en un enorme caldo de cultivo para la propagación de noticias falsas y desinformación sobre la efectividad de las vacunas.

Y es que en Internet hay cientos de webs promoviendo con gran efectividad el mensaje antivacuna, con la ayuda ocasional de influencers y famosos. Por mencionar solo un par de ejemplos, existen grandes grupos antivacunas como Stop Mandatory Vaccination, con más de 153,000 miembros, o Vitamin C Agains Vaccine Damage, un grupo que asegura que las altas dosis de esta vitamina pueden "curar" a las "víctimas" de las vacunas, difunden desde esos perfiles mitos y falsedades nocivos para la salud pública.

De hecho, un estudio realizado en 2013 encontró que aproximadamente el 70 por ciento de los padres que dudan de las vacunas tenían al menos un contacto en sus redes sociales que los estaba disuadiendo de seguir los programas de vacunación estándar, lo que sugiere que esas voces y conversaciones pueden ser muy influyentes.

"Redes sociales como Facebook, Youtube o Whatsapp deberían dar prioridad a lidiar con las amenazas a la salud pública cuando se comparten falsedades o desinformación", dijo en declaraciones a The Guardian Wendy Sue Swanson, portavoz de la Academia Americana de Pediatría. "Los padres se merecen la verdad. Si se encuentran con algo que no es verdad, se incrementa la ansiedad y el miedo y pueden cambiar su opinión sobre las vacunas, lo cual es peligroso".
Por su parte, Juan A. Dumois, pediatra en el Departamento de Enfermedades Infecciosas del Johns Hopkins All Children's Hospital, dijo a Univision Noticias que “aunque la información científica que confirma la seguridad de las vacunas está disponible, los grupos antivacunas a menudo tratan de contrarrestar esto con teorías de la conspiración que aseguran que los médicos y fabricantes tratan de obtener ganancias personales. Como ocurre con la mayoría de las teorías de la conspiración, no tienen ningún fundamento. Pero su existencia es suficiente para hacer dudar a los padres”, puntualizó Dumois.

La reacción de los gigantes

Luego de recibir la carta, las multinacionales empezaron a tomar medidas sobre el asunto.

Facebook no permitira que aparezcan contenidos contra las vacunas en búsquedas o recomendaciones en esa red social o Instagram, y rechazará los anuncios que contengan información errónea sobre las vacunas, según informó a través de un comunicado. Además, está contemplando promocionar la información de las organizaciones de expertos en vacunas en los primeros resultados de las búsquedas relacionadas, un paso más allá de su táctica habitual de eliminación de la información errónea.

Por su parte, YouTube, de Google, desactivó la opción que permite que los videos contra la vacunación perciban dinero a partir de sus anuncios miestras que Pinterest prohibió el contenido por completo.