¡Cuidado! ¿Sabes si eres una madre monpet?

La falta de tiempo personal es un síntoma de que la rutina te está consumiendo.

Monpet

El ser madre y trabajadora al mismo tiempo no debe convertirse en un problema, en medio de tu rutina, puedes generar espacios de entretenimiento y diversión para no caer en el cansancio emocional.

Foto:

iStock

Por: Jessika D. Bonilla
febrero 22 de 2019 , 08:15 a.m.

La maternidad es una de las experiencias más lindas por las que atraviesa una mujer, pero también puede llegar a convertirse en una actividad agotadora, en especial hoy en día, cuando el tiempo se divide entre el trabajo y el hogar.

Precisamente, esa dualidad en actividades, emociones y utilización del tiempo ha dado para que las madres trabajadoras se enfrasquen en situaciones que afecten su psiquis y la valoración propia e individual de su rol como madres, dejando de vivir su propia vida y la consecución de sus metas. A ello es a lo que se le llama ‘madre monpet.

Es verdad, que la rutina de una madre no deja de ser dispendiosa, porque a diferencia de otros miembros de la familia, tiene que cumplir con una serie de tareas tanto en su lugar de trabajo como en casa, manteniéndose activa incluso, más de 12 horas diarias y muchas veces sin oportunidad de descansar en fines de semana. A partir de ello es que comienza el conflicto.

Debes estar alerta para no ser monpet

Si has sentido que caes en la monotonía, que estar en casa y atender a tus hijos y familia es agobiante, si te sientes cansada y descuidada contigo misma y si además trabajas y ejerces tu profesión solo por necesidad… ¡Cuidado! Debes pensar si te estás convirtiendo en una monpet (Mother with no Personal Time) es decir, alguien que no tiene tiempo para sí misma, que sus días trascurren en una rutina desgastante de la casa al trabajo y del trabajo a la casa, que deja de lado lo que le gusta por hacer lo que le toca.

Así, si te olvidaste de tus hobbies, si sientes que el tiempo no te alcanza y si definitivamente estás enfocada exclusivamente en tu vida profesional y familiar, hasta el punto de no diferenciarlas, eres una monpet en apuros, y estás pasando por una etapa de cansancio emocional preocupante.

Si bien es cierto que ser mamá es una responsabilidad 24/7, porque el amar y cuidar a tus pequeños no tiene horario, también hay que tener en cuenta que no puedes dejar de lado el hecho de que eres mujer y, también, tienes necesidades y debes crecer en lo personal.

¿Cómo salir de la rutina y vivir por ti?
Monpet 1

¡Haz lo que más te gusta! Es importante que disfrutes de tu maternidad y tu trabajo tanto como de tu vida personal.

Foto:

iStock

Lo más importante es el amor propio y es fundamental que te regales tiempo para ti misma

Lo primero que debes tener claro es que en ningún caso es un acto egoísta preocuparte por ti, cuidarte, consentirte y sacar tiempo para distraerte de tu rutina, salir con tus amigos e, incluso, compartir tiempo a solas con tu pareja.

Hasta hace algunos años, la tarea de la esposa era exclusivamente el cuidado de la familia, en la actualidad, el tiempo de una madre incluye las cargas del quehacer doméstico y su desempeño laboral. Igualmente, se han empoderado para demostrar que ser mamá, no es una limitación para crecer profesionalmente y ayudar con las responsabilidades económicas del hogar que, antiguamente, eran exclusivas del hombre.

En un artículo para la revista de la Academia Americana de Pediatría, la doctora Kelly L. Ross, directora de medicina pediátrica hospitalaria del Centro Médico Bautista de Missouri asegura que “una mamá que descansa bien, consume una dieta saludable, hace suficiente ejercicio, mantiene relaciones cercanas con amigos y busca ayuda cuando se da cuenta de que no puede hacerle frente a alguna situación, tiene mejores herramientas para ser la mejor madre posible”.

Definitivamente, la mejor mamá es aquella que sabe delegar las tareas del hogar, enseñando a sus hijos, desde pequeños, a que las actividades domésticas son conjuntas, compartiendo con su pareja no solo las responsabilidades económicas sino también las relacionadas con la crianza de los niños y de la casa pero a la vez, disfrutando de ser quienes son como personas; con valores, sueños y proyectos independientes y, de igual manera, como familia.

Para evitar el agotamiento, amar tu condición de madre, disfrutar de tu ser profesional y revivir como mujer y como esposa puedes tener en cuenta estos consejos que te ayudarán a salir de la rutina:

  1. Agéndate, busca un espacio para estar sola y hacer alguna actividad que te guste. Disfruta de un café o una tarde en el spa, participa de clases de baile, has yoga, pilates o práctica alguna actividad que te llame la atención: manualidades, pintura, jardinería, en fin.
  2. Ejercítate, hacer actividad física no solo te ayuda a llevar una vida saludable, también te da la energía que necesitas para cumplir con tus deberes diarios, mucho más si lo haces en la mañana y te mantiene energéticamente positiva.
  3. Delega las tareas en casa, recuerda que las labores domésticas no dependen solo de ti, así que asigna las tareas que pueden realizar tus niños de acuerdo a su edad y comparte las responsabilidades con tu pareja.
  4. Sal con tus amigas, no dejes de lado tu vida social, vivir experiencias con otras personas no solo te distrae y te enriquece, sino que al compartir tus historias con otros te desahogas y puedes sentirte comprendida y, que lo que sientes no es algo irremediable y personal, le sucede a muchos. Lo importante es hablarlo y buscar soluciones.
  5. Diviértete con tu pareja, genera momentos en los que tu pareja y tú compartan solos y en la intimidad, recuerda que el ser padres no es un impedimento para tener tiempo juntos, salir a comer, ir a cine y divertirse como adolescentes.
La maternidad no es razón para aislarte y dejar tus sueños
Monpet 2

¡Sal de la monotonía y comparte más momentos con tu pareja! Busca espacios para disfrutar de las mieles del amor, no olvides que pasar tiempo juntos es importante para fortalecer la relación.

Foto:

iStock

Un estudio realizado con madres estadounidenses por la compañía alimentaria Welch's, demostró que las mujeres trabajan alrededor de 98 horas semanales, señalando que la rutina de madres con hijos, en edad escolar, es mucho más pesada que la de una que tiene o no pequeños en esas edades.

Actualmente, es una elección totalmente personal el querer ejercer una carrera profesional o no después del parto, algo que nuestras abuelas quizá nunca hubieran contemplado. Con los años, se ha demostrado que el trabajar y ser madre no afecta la crianza y el desarrollo de los niños, siempre y cuando les dediques el tiempo que requieren y estés al tanto de sus necesidades, así que, el superarse profesionalmente no tiene ninguna relación con ser o no una buena madre.

Todo lo contrario, al dejar de lado tus sueños y descuidarte, estás proyectándole a tu pequeño una imagen errónea de la vida en familia y de la lucha propia por los ideales, en otras palabras, es el ejemplo que les das y de ello se alimenta el espíritu de tus hijos. No olvides que tu vínculo con él es para toda la vida y siempre tus decisiones le impactarán de forma directa.

Adicionalmente, le pierdes el sentido a la maternidad porque empiezas a ver las labores propias de esta etapa de la vida como una obligación, permites que el estrés abrume tus actividades y no disfrutas de los detalles maravillosos de ser madre, porque te agotas mentalmente al pensar exclusivamente en todo lo que tienes que hacer, olvidándote de que el primer deber es contigo misma.

Recuerda que lo más importante es el amor propio y, por ende, también es fundamental que compartas tiempo con tu pareja y que te regales tiempo de calidad para ti misma. En medio de tu rutina puedes ejercitarte, preocuparte por tu apariencia, compartir con tus amigas, leer un libro o hacer eso que te apasiona y te hace ser más tú y, sobre todo, ser feliz.

La mejor mamá es la que sabe delegar las tareas del hogar, enseñando a sus hijos, desde pequeños, a cumplirlas